Oftalmología infantil

 

En nuestra clínica contamos con 30 años de experiencia en Oftalmología pediátrica, tanto en prescripción óptica y tratamientos médicos como en cirugía del estrabismo y la vía lagrimal. Además estamos dotados con la tecnología necesaria para atender a nuestros pequeños pacientes como ellos se merecen y de forma que la visita sea para ellos como un juego interactivo.

 

¿Cómo sabemos si un niño es miope, hipermétrope o tiene astigmatismo?

Los defectos refractivos (miopía, hipermetropía o astigmatismo) suponen para el niño una mala visión porque las imágenes no se enfocan correctamente en la retina y por tanto las imágenes que llegan al cerebro no son nítidas.

A menudo son los propios padres o profesores los que detectan que el niño se acerca mucho a las cosas, o que no pone interés en los objetos lejanos, pero con frecuencia pasan desapercibidos para el entorno del menor.

Esto ocurre porque el ojo humano cuenta con un músculo, llamado ciliar, con el que se acomoda el cristalino (la “lente” ocular) para que las imágenes puedan enfocarse con nitidez. El músculo ciliar es muy flexible en los niños, lo que les permite acomodar con facilidad enmascarando los defectos de refracción. Sin embargo, este esfuerzo acomodativo constante puede provocarles cansancio, dolor de cabeza, negativa a la lectura o incluso estrabismo. De ahí la importancia de detectar estos defectos refractivos y corregirlos de forma precoz.

Para ello es siempre necesario realizar la refracción en los niños habiendo instilado previamente colirio ciclopléjico, que dilata la pupila y lo que es más importante; paraliza la acomodación “desenmascarando” el defecto refractivo. El uso del colirio ciclopléjico nos va a permitir medir y corregir adecuadamente la hipermetropía y el astigmatismo hipermetrópico, así como también evitar las hipercorrecciones en los miopes y los astigmatismos miópicos.

Además, en nuestras instalaciones contamos con un nuevo autorrefractómetro especialmente diseñado para los más pequeños.

 

Los avances en la construcción de gafas, más anatómicas y con materiales irrompibles muy ligeros, permiten al médico oftalmólogo no sólo prescribir gafas a un paciente muy pequeño sino que el niño las lleve de forma cómoda y efectiva.

 
 

¿Cómo se explora la agudeza visual en los niños?

Se sabe que las alteraciones de la agudeza visual pueden afectar al desarrollo intelectual del niño, por lo que su evaluación es importante no sólo para detectar problemas oftalmológicos, sino también para estimular el desarrollo visual y cognitivo de forma precoz.

La agudeza visual se desarrolla desde que el niño nace hasta aproximadamente los 7-8 años en que alcanza un nivel de adulto.

La exploración de la agudeza visual se realiza con distintos tests, según la edad del niño:

  • En menores de 2 años (o antes de que el niño comience a hablar) exploramos el reflejo de fijación y seguimiento y realizamos el test de la dominancia ocular para valorar si existe estrabismo.
  • En niños de entre 2-4 años además ya podemos realizar el Test de Pigassou, con unos dibujos concretos que sean familiares para el niño.

 

  • En niños mayores de 4 años y aunque ya sepan leer está indicado tomar la agudeza visual mediante el test conocido como “E de Snellen”, en la que el niño debe indicarnos hacia donde señalan las “patitas”.

 
 

¿Qué es el ojo vago y cómo se previene?

El término médico para el ojo vago es ambliopía. Significa “visión disminuida” y deriva del griego amblios = débil y opsis = visión.

La ambliopía funcional es el déficit visual uni o bilateral, sin lesión orgánica detectable en el sistema óptico y se produce como consecuencia de falta de estimulación visual adecuada durante el período crítico de desarrollo visual en la infancia.

El sistema más antiguo pero al mismo tiempo más eficaz para tratar la ambiopía son las “oclusiones”, método que debe ser pautado por un médico oftalmólogo. La pauta de oclusión para la ambliopía estrábica depende de: la edad del paciente, el grado de ambliopía y el tiempo de tratamiento. Con las oclusiones pautadas no sólo podemos recuperar la visión e igualar la agudeza visual en ambos ojos, sino también conseguir la alternancia de ambos ojos, para que no recaiga en la ambliopía y el niño desarrolle la visión hasta el 100% en ambos ojos.

En el desarrollo de la visión influye la plasticidad cerebral, por lo tanto cuanto más pequeño es el niño, mayores son las posibilidades de recuperar la ambliopía.

 
 

Estereopsis o visión binocular

Es el sistema que nos permite apreciar el relieve de las cosas y tener visión en profundidad. Cuando dirigimos la mirada hacia algo que nos interesa, cada ojo funciona como una cámara independiente y la imagen captada por cada ojo viaja hacia el cerebro que las integra como una imagen única en 3D. Para que sea posible, se necesita buena visión y fusión con ambos ojos.

La alteración de la visión binocular puede ser detectada mediante el Titmus Stereo Test o “Test de la mosca”.

 
 

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo es un defecto visual que consiste en la pérdida de paralelismo de los ojos, de modo que cada ojo mira en una dirección.

¿Qué consecuencias tiene el estrabismo? En el estrabismo, uno de los ojos no está correctamente centrado, lo que hace que las imágenes que llegan desde los 2 ojos sean tan diferentes que el cerebro no puede fusionarlas y lo que hace es suprimir la imagen del ojo desviado y quedarse con la del ojo dominante.

Esto tiene 3 consecuencias muy graves para un niño:

  • No tendrá visión en relieve (no hay estereopsis).
  • El ojo desviado se hace “vago” (ambliope) porque el cerebro no lo utiliza y no desarrolla su capacidad visual. Si no se pone remedio, el niño se quedará para siempre con una visión disminuida en ese ojo.
  • Además hay que agregar el posible impacto psicológico que puede suponer para un niño el problema estético.
  • SINOPTÓFORO

    Es un instrumento que nos permite conocer la cuantía de la desviación del estrabismo al mismo tiempo que sus características sensoriales, pero para el niño es un divertido juego interactivo.

    Por ejemplo: “Meter el tigre en la jaula”. Esto hace que las imágenes de los 2 ojos se fusionen.

     
     

    ¿Cuándo está indicada la cirugía del estrabismo y en qué consiste?

    La mayoría de niños asocian el estrabismo con miopía, hipermetropía o astigmatismo y la mayoría de ellos pueden corregirse sólo con gafas y oclusiones con parche, pero si no es así, a partir de los 2 años de edad se puede realizar cirugía.

    Los 6 músculos encargados de la motilidad ocular se encuentran por fuera del ojo, anclados a la esclera y actúan como “riendas” que tiran en una dirección u otra. Básicamente lo que hace el cirujano es debilitar y/o reforzar los músculos que mueven al ojo en las distintas posiciones de la mirada.

    Existen diferentes tipos de estrabismo. Cada uno tiene sus características clínicas, edad de comienzo, pronóstico y tratamiento, así que el beneficio esperable es diferente en cada caso. Su médico oftalmólogo le explicará con detalle su caso y los beneficios a los que puede aspirar con la cirugía de estrabismo.